12/03/2021

"Compromiso por la cultura" un planteo al gobierno nacional y a los departamentales

Más de cuarenta figuras de la cultura uruguaya, entre músicos, actores, dramaturgos y cineastas presentaron este jueves una petición virtual en la plataforma Change.org, solicitando al gobierno nacional y a los gobiernos departamentales establecer un diálogo y la generación de medidas e iniciativas de apoyo al sector cultural, a raíz del impacto provocado por la pandemia de covid-19, tanto al corto como al largo plazo.

Carta

Hoy necesitamos medidas URGENTES para evitar la destrucción de un entramado cultural cuya construcción supuso un esfuerzo acumulativo de décadas que podría desvanecerse en forma vertiginosa. Eso configuraría una pérdida irreparable de patrimonio cultural y consecuencias muy graves a largo plazo.

La cultura es identidad y diversidad. Nos cohesiona mientras nos abre las puertas a un universo de sentidos. Nos asiste y acompaña en las mejores y en las peores circunstancias. La cultura es tradición e innovación, libertad y comunidad espiritual. 

Es lo que una sociedad dejará en herencia para las generaciones venideras. 

Son melodías, canciones, libros, pinturas, películas, danzas, obras de teatro, patrimonio, pensamiento, debate de ideas, maneras de decir y de ser. Es lo que nos eleva por encima de lo cotidiano. 

Además de todo esto, la cultura es una industria pujante. Los países prósperos no eran prósperos antes de darle a la cultura la importancia que ésta se merecía: se hicieron prósperos, entre otros motivos, por haber advertido el potencial infinito de la cultura.

No podemos dejar caer a las personas que la impulsan. Son artistas, productores y gestores culturales, trabajadores y empresarios. Decenas de miles de personas se movilizan en torno a ocupaciones y oficios conexos a la cultura de enorme gravitación en las cuentas públicas y el empleo nacional.  No es solo talento o innovación: es industria y trabajo, economía creativa.

Un sector cultural fuerte es clave para contribuir a la reconstrucción económica. La cultura genera inversiones que impactan sobre otros muchos sectores y sobre la sociedad en general. Es tejido productivo y entramado social; motor de consumo y construcción de ciudadanía.

El COVID-19  nos ha puesto a prueba. Ha expuesto en nuestro país debilidades históricas. Una precariedad del sector que aunque haya registrado avances importantes nunca conoció de soluciones de fondo.

Las comprensibles medidas decretadas por las autoridades han interrumpido  la actividad del sector cultural o limitado muchísimo sus aforos. A las históricas dificultades, se les han sumado cargas gravosas, imposibles de remontar sin una política de Estado que le apoye.

Esta incertidumbre no puede enfrentarse si no es juntos. Sumando esfuerzos con ánimo cooperativo. Nos exige buscar soluciones imaginativas que sean a un tiempo audaces y pragmáticas y que abran campo a un nuevo escenario.

Depende de todos los componentes de nuestro sistema político, Gobierno Nacional, gobiernos departamentales, instituciones públicas, partidos políticos que también sea el tiempo de una gran transformación hacia un sector cultural más pujante.

Confiamos en esa capacidad de acuerdos que históricamente se ha admirado en el mundo como seña de identidad del Uruguay

Es apelando a ella que urgimos a un COMPROMISO POR LA CULTURA que defina la  implementación de un conjunto de iniciativas necesarias.

Coordinación, complementariedad y cooperación interinstitucional como énfasis principales de la hora.

Es urgente que desde el sistema político aparezcan iniciativas que  abran a la cultura  todas las vías y oportunidades de apoyos que se analizan para otros sectores de actividad con la respectiva adecuación a la realidad del sector.

No podemos concebir un país sin sus artistas y creadores. Hace al ambiente de convivencia, al aire de innovación y al sentido de país. Atrae inversión y nos posiciona en el mundo a tono con el giro que se viene acentuando en las economías del siglo XXI.

Hay que actuar de forma decidida y con la convicción de que se está apoyando a sectores clave para el desarrollo social y económico del país.

Apelamos a todo el sector cultural, a sus instituciones, sindicatos, empresarios y ciudadanos que lo deseen a sumarse a esta iniciativa orientada a reclamar la atención y responsabilidad de los poderes públicos.

A ellos apelamos con expectativa y con ellos queremos colaborar en el entendido de que la gravedad de la situación convoca a superar antagonismos inconducentes y a bregar juntos por soluciones impostergables.

Tenemos la certeza de que podemos encontrarlas si todos nos empeñamos en levantar la mirada.

 

Fuente: El Observador