NOVEDADES

David LaChapelle en Uruguay

El artista contemporáneo, fotógrafo y director, David LaChapelle participó del Foro “El estímulo de la creación, la importancia del Derecho de autor en la era digital”, presentado por 212Productions y AGADU, en la Sala Blanca Podestá – Teatro AGADU, junto al presidente de AGADU, Alexis Buenseñor, el artista contemporáneo uruguayo Diego Masi y la CEO de la productora 212Productions, Ingrid Barajas. 

El artista estadounidense fue introducido por Diego Masi, quien expuso sobre casos puntuales referidos a sus obras y la tensión entre el alcance de los derechos de autor en la era digital. 

En sus exposiciones, LaChapelle destacó que su desarrollo como artista compromete el trabajo en equipo de muchas personas que montan las escenas donde él realiza las fotografías, desterrando la idea de que es un “artista digital”.

“No me gusta que mis obras se vean en una pantalla de computadora. Querría que la gente se tomara el trabajo de ver un libro, de ir a las exposiciones. Hay mucha gente trabajando en lo digital pero no quiero que mi obra sea una más de esas sino trabajar a pulmón la imagen. Soy consciente de todo el trabajo que da la fotografía analógica. Trabajé 12 años revelando las fotos y sé lo que significa. Me gusta quedarme contento con lo conceptual y con la parte técnica de mi trabajo”, explicó LaChapelle.

En el evento, compartió con los participantes un video donde se muestra el armado de varias de las escenografías utilizadas para su producción artística. “En los momentos en que estoy más en paz conmigo mismo es que sucede la inspiración”, dijo.

Contó parte de su trayectoria, sus comienzos, sus principales motivaciones y algunas de las decisiones estéticas y éticas que ha tomado a lo largo de su carrera.

Lachapelle se detuvo en algunos aspectos técnicos y comentó que prefiere decidir cómo utilizar la luz en forma analógica. Este aspecto en su técnica es muy relevante, comentó, y mostró a los concurrentes algunos de los recursos que utilizaba tiempo atrás.

Algunas de las imágenes más representativas de su trabajo a lo largo del tiempo fueron mostradas en la pantalla del teatro. LaChapelle explicó que a los 21 años vivió un suceso muy impactante en su vida, que hizo que se planteara su rol y el disfrute de las experiencias. Su ex pareja y también algunos de sus amigos murieron de SIDA siendo muy jóvenes, y esos hechos marcaron su experiencia personal y también artística. Desde entonces, se plantea si existe el alma, dónde queda la energía de las personas cuando mueren.

 “Yo fotografío lo no fotografiable. Pienso que en la Antigüedad los artistas sabían buscar lo más sublime, ¿qué representa mejor al alma que las alas? En una época metafísica de mi vida, quería alas especiales, que parecieran musculosas y no conseguía, entonces fui a ver a un artesano que tenía un taller y le encargué cuatro juegos de alas. Cobraba un disparate porque insistía que fuera con músculos y que fueran atadas de una manera particular. Tenía solo 2.000 dólares en el banco y no quiero contar cómo terminé de pagarle. Luego, este artesano fue tan exitoso que trabajó para la marca Victoria Secret”, contó.

LaChapelle mostró en pantalla una foto con dos hombres besándose, producto de una campaña publicitaria que tuvo lugar en 62 países simultáneamente. Había trabajado con una foto digital, pretendiendo recrear la atmósfera del “Día D” del desembarco en Normandía. Los comentarios que trascendieron hablaban de una “foto trucada”. “Lo consideré un piropo porque eso implicaba que estaba bien lograda”, contestó LaChapelle. Reconoció que sí trabajó en blanco y negro, ya que lo autorizaron a drenar el color y dejar la imagen como si fuera añejada, pero no fue retocado el trabajo en cuanto a la composición. Esta misma foto se transformó en un ícono y no supo hasta después sobre el alto impacto que tuvo. “La intención de la fotografía fue honrar a los homosexuales en el ejército norteamericano que habían luchado y se los estaba ignorando”, explicó.

Sobre su vida como artista, LaChapelle dijo que a él le recriminan que tiene una veta comercial, como si existiera un conflicto entre ser artista y vivir de su trabajo. Aclaró que ve al dinero como “una libertad. Es lo que me permite trabajar libremente en lo que quiero y no preocuparme si las fotos se van a vender o no”. Explicó que en Estados Unidos hay una tendencia a no respetar los derechos de autor de lo visual, sí hay respeto por el texto escrito. Todo lo escrito está más enraizado en la cultura, tal como la idea de plagio. Está mucho menos protegido lo visual y existe la necesidad de difundir entre las personas que es importante para los artistas que se respete su trabajo. 

Más información sobre David LaChapelle

Acceder aquí al audio completo del Foro 

 

Resumen del foro

 

Galería de imágenes